La tarde del 5 de enero de 2018 Barcelona y sus ciudadanos se volvieron a vestir de gala para dar la bienvenida a sus Majestades los Reyes de Oriente, con la tradicional Cabalgata de Reyes. La de Barcelona es sin duda uno de los eventos familiares más multitudinarios de la ciudad Condal, realizada de manera ininterrumpida desde 1942 (aunque las primeras ediciones se remontan antes del cambio de siglo) y en la que más de 1.300 participantes (entre voluntarios, bailarines, actores,…) acompañaron a las carrozas, repartiendo más de 7 toneladas de caramelos.

Un año más sus Majestades llegaron a Barcelona por mar. Melchor, Gaspar y Baltasar tocaron tierra bordo del pailebote Santa Eulàlia a las 16 horas en el Moll de la Fusta. La alcaldesa Ada Colau fue la encargada de recibirles y les entregó pan y sal como símbolo de acogida y hospitalidad, además de la llave mágica que abre todas las puertas para dejar los regalos en cada casa durante la noche. Tras el recibimiento en el puerto los Reyes Magos se dirigieron a la avenida del Marquès de l’Argentera, donde les estaban esperando sus carrozas. El desfile arrancó a las 18h y acabó en la Font Màgica de Montjuïc alrededor de las 21.30h.

La cabalgata estuvo estructurada en doce grandes bloques. Esta edición encabezaron la rúa los Corazones de la Paz bajo el lema Batega!, un simbólico “latido de la ciudad por la paz y la concordia”, que a la vez recordó a las víctimas del atentado del 17 de agosto en la Rambla y Cambrils.

Dos nuevas carrozas acompañaron a los Reyes en su desfile por Barcelona. Una fue la de ‘ir a dormir’ y recordó a los niños y niñas que tienen que ir a la cama pronto para que los Reyes no les encuentren despiertos al repartir los regalos. La otra fue la de los juguetes, que a través un colorido y original montaje rindió un homenaje a la pelota.

No fueron las únicas novedades. También se pudo ver por primera vez una gran caravana de haimas que representaron el largo del camino realizado por los Reyes Magos hasta Barcelona. En total, habrá cinco carpas destinadas a la música, la comida, la luz, el agua y los juguetes.

Al final de convoy, dos autobuses nuevos de trinca y con la nueva decoración del Barcelona Bus Turístic fueron los encargados de hacer este año de «carameleres», y repartieron desde el piso superior de estos autobuses todos los caramelos a los seguidores de los Reyes de Oriente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>